Martes, 25 de Julio de 2017

H.J. Navas y Cía

“Una empresa sólida y confiable
     que evoluciona en función de las necesidades
             del productor agropecuario”.

Nota

Acopio y Comercialización

Festival de proyecciones para la cosecha argentina

El mercado subió durante la semana pasada ante las especulaciones de pérdidas productivas. Indican que es un buen momento para vender.

Fuente: Por Dante Romano* | Ambito Financiero / 23-01-2017 / 00:00
proyecciones_cosecha_agrofy_news_0.jpg
proyecciones_cosecha_agrofy_news_0.jpg
Esta semana el foco volvió a estar en los excesos de lluvias en el centro de nuestro país y los faltantes en el sur. Se esperaba que las precipitaciones del fin de semana pasado se concentraran más al norte, pero en cambio afectaron la misma zona que viene siendo castigada por los excesos hídricos. Así las cosas, empezó un festival de proyecciones de pérdidas que hicieron subir el mercado a niveles impensados quince días antes. Esto podría ser una oportunidad de venta.
En forma temprana, las primeras estimaciones de analistas privados apuntaron a 50/51 millones de toneladas para la cosecha de soja.
Sin embargo, venimos sosteniendo que la situación no sería tan alarmante ya que las pérdidas en algunas regiones se verían compensadas con mayores rindes en otras gracias a la buena humedad. Sin embargo sobre el cierre de la semana la Bolsa de Comercio de Rosario recortó la producción a 52,9 millones de toneladas (1,5 millones de toneladas menos respecto de su proyección previa) y la de Buenos Aires achicó el área a sembrar con soja en 100.000 hectáreas, lo cual implicaría un recorte adicional de producción de unas 300.000 toneladas. De todas formas destacan que hay una superficie grande en riesgo.
Por el otro lado, en Brasil la trilla viene avanzando y va ganando ritmo. El problema fue un paro de transportistas que piden un aumento en las tarifas.
Un tercer elemento que se suma a la pulseada es que con la relación de precios que estamos viendo, y que favorece mucho a la soja en detrimento del maíz, la oleaginosa ganaría mucha superficie el año próximo, noticia negativa para los precios, aunque un elemento que todavía no tiene tanto peso en el mercado, ya que el informe oficial de intención de siembra recién se difundirá el 31 de marzo.
En tanto en el mercado local los precios llegaron a niveles más que interesantes. Siempre es difícil acertar a los techos de un mercado, y con fondos especulativos que habían reducido sus posiciones compradas, el fenómeno climático argentino y las dificultades logísticas de Brasil, generan una incertidumbre que habilita a subas de este estilo. Sin embargo la reacción del mercado podría ser excesiva.
En el disponible, la mejora en los márgenes de molienda despertaron a la industria que está elevando sus apuestas, algo que debería también ser aprovechado.
Por el lado del maíz, también la Bolsa de Comercio de Rosario recortó la producción por las lluvias. Se habla de 37,9 mill.tt. con una merma de 2,7 millones de toneladas respecto a las proyecciones previas. Igualmente estamos hablando de una oferta muy holgada, por lo que cuesta ser alcista ante este dato.
Lo que sí debe tenerse en cuenta es que la relación de precios que favorece la siembra de soja, perjudica la de maíz, y aquí la caída de superficie podría apuntalar los precios en Chicago. Sin embargo como el precio local está muy alto en relación a Chicago, no sería raro que las alzas externas no se trasladen al mercado local, o que lo hagan muy lentamente. Por esto los 150 u$s/tt a cosecha no son malos valores.
En lo que hace al trigo, el interés comprador está notándose nuevamente. Los precios que se están pagando se condicen con la capacidad teórica de pago de la exportación, pero partimos de precios locales de exportación que puesto en Brasil, llegan casi 70 u$s/tt más baratos que la competencia norteamericana. Por esto podríamos ver mejoras sobre estos valores.
No obstante, no son pocos los que decidieron guardar trigo, pero se ven complicados para sostener la retención, toda vez que se avecina la trilla de maíz y soja, y los espacios se volverán muy caros.