Martes, 28 de Marzo de 2017

H.J. Navas y Cía

“Una empresa sólida y confiable
     que evoluciona en función de las necesidades
             del productor agropecuario”.

Nota

Acopio y Comercialización

En soja, hasta el momento el 70% de las pérdidas del país son de Santa Fe

En soja, hasta el momento el 70% de las pérdidas del país por menores rindes son de Santa Fe. Se habrían perdido casi 2,4 millones de toneladas de poroto, exportaciones por 910 millones de U$S (cerca del 20% de lo que podría haber exportado Santa Fe) y 60

Fuente: Julio Calzada - Sofía Corina (BCR) / 07-06-2016 / 00:00
17.jpg
17.jpg
Hemos procedido a realizar esta semana una estimación de las pérdidas por caída en el rinde de soja en la provincia de Santa Fe, la más golpeada del país por el evento climático del mes de Abril.
GEA-BCR (Guía Estratégica para el Agro) realiza habitualmente un relevamiento de la denominada “Zona Núcleo GEA” integrada por el centro-sur y sur de la provincia de Santa Fe, norte de la provincia de Buenos Aires y sureste de la provincia de Córdoba. Allí contamos con 36 estaciones meteorológicas para desplegar nuestra tarea y un importante apoyo de nuestros informantes calificados. Esta zona núcleo se divide en cinco subzonas. La zona del centro-sur de Santa Fe (subzona I GEA) es la más afectada por el temporal de Abril. La caída en el rinde respecto a las estimaciones antes del temporal llega al 24%, es decir 10 qq/ha. En términos de producción eso significa una pérdida de 561 mil Tn (11%). El sur de Santa Fe (subzona II GEA) las pérdidas de rinde son de un 13% y se estiman en 315 mil Tn menos de producción (8%). En total, el sur santafesino imputa una pérdida de 876.536 tn. (Cuadro N°1)

A esta situación se suma el castigo en el precio de la mercadería que percibe el productor por el daño en la calidad del grano. Los porcentajes de daño son muy variables, siendo también el centro-sur de Santa Fe la zona más golpeada, con valores del 20-80%; y en el sur de Santa Fe es del 5-30%. Estas pérdidas aun no pueden cuantificarse con precisión, pero serán de gran magnitud.
Aún con el escaso avance de la cosecha al 2 de mayo procedimos a estimar las pérdidas económicas en la producción de soja de la provincia de Santa Fe por esta caída en los rindes, no incluyendo las muy fuertes pérdidas que sufrirán los productores por la caída en la calidad.
Si a la pérdida por caída del rinde en centro-sur santafesino estimada por GEA-BCR de 876.536 toneladas se le suma la estimación de pérdidas de tonelaje para el centro norte santafesino realizada por la Bolsa de Comercio de Santa Fe y el Ministerio de la Producción (aproximadamente 1,5 millones de toneladas), las pérdidas totales por caída en los rendimientos en la provincia de Santa Fe ascendería a 2.376.000 toneladas. Si valorizamos esa menor producción aplicando el precio de exportación del poroto de soja FOB Up River (383 U$S la tonelada) arribaremos a la conclusión de que –estimativamente- la provincia de Santa Fe estaría perdiendo de exportar cerca de 910 millones de U$S según consta en el cuadro N°2. Tengamos presente que estamos computando solamente la caída en los rendimientos en soja.

Si esa pérdida de producción de soja santafesina la multiplicamos por el precio de pizarra que informó la Cámara Arbitral de Cereales de la Bolsa de Comercio de Rosario el pasado 2 de mayo ($ 3.610.- por tonelada), los menores ingresos brutos que percibirían los productores agropecuarios santafesinos ascenderían a cerca de 601 millones de dólares estadounidenses (ver cuadro N°2). Es plata que se esfumó de los bolsillos de los hombres de campo santafesinos en apenas 20 días de lluvia. Una cifra, por cierto, increíble e impactante, que va a faltar para aceitar la cadena de pagos a nivel provincial afectando fuertemente a proveedores de insumos, de maquinaria agrícola, contratistas, locadores, etc. y el propio Estado Nacional, provincial y municipal con sus impuestos. Ni que hablar del impacto en las economías de los pueblos y las ciudades santafesinas.
En el cuadro N°3 hemos procedido a mostrar las diversas estimaciones de pérdidas en la producción nacional de poroto de soja emitidas por varias fuentes hasta el 2 de mayo de 2016. Ellas son: Ministerio de Agroindustria en su informe del 19/4/2016, Oil World, Sociedad Rural Argentina, Bolsa de Cereales de Buenos Aires, Thompson Reuters, Consejo Internacional de Cereales y un reconocido analista privado (Michael Cordonnier). Las mismas oscilan entre 1,3 y 4,1 millones de toneladas. La Bolsa de Comercio de Rosario la semana próxima informará su estimación de producción nacional de soja en su informe del mes de Mayo. ​
Tomando como punto de partida para nuestro análisis el escenario planteado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación en su último informe, la pérdida a nivel nacional por caída en los rindes de soja sería de 3.300.520 toneladas. Si de acuerdo a nuestros cálculos cerca de 2.376.000 toneladas corresponden a la producción de la provincia de Santa Fe, lamentablemente nuestra provincia tiene una participación excluyente del 71% en la pérdida total nacional de producción de soja por caída en los rindes. Y no estamos contabilizando el efecto final por los problemas de calidad (daños manchados, brotados, etc.)
En cuanto a las pérdidas económicas, Argentina dejaría de percibir exportaciones de poroto de soja por caída en los rindes por USD 1.275 millones, de los cuales aproximadamente 910 millones de dólares son pérdidas de exportaciones santafesinas (71% del total). En el cuadro N°4 puede verse también el posible impacto en la caída en los ingresos brutos de los productores nacionales y santafesinos. A nivel nacional desaparecerán de los bolsillos de los hombres de campo cerca de 843 millones de U$S, pero los de Santa Fe llevarán la peor parte: se les esfumarán cerca de 601 millones de U$S.

Estas conclusiones surgen en base a los datos existentes, los cuales pueden llegar a modificarse en los próximos días con el avance de las tareas de recolección.
No se computan en estas estimaciones las pérdidas provinciales por afectación a la calidad en soja, las verificadas en maíz, lechería, ganadería vacuna y otras producciones regionales.
El pedido de asistencia al Gobierno Nacional de los sectores productivos de la provincia de Santa Fe y de su Gobierno provincial se encuentra totalmente justificado ante la magnitud y gravedad de este evento climático sin precedentes. Hablamos de 900 millones de dólares por la caída en el rinde de soja, sin contar pérdidas por calidad. Otras entidades como CARSFE estiman las pérdidas sufridas por los excesos hídricos –a nivel provincial- en aproximadamente 2.700 millones de dólares, compuesta por 768 millones de U$S en lechería, 689 millones de U$S en ganadería bovina, 1017 millones de U$S las pérdidas en agricultura y 250 millones de U$S en otras producciones agropecuarias. Ni que hablar de la necesidad de reconstruir los caminos rurales y bachear las rutas nacionales y provinciales. Insistimos. La necesidad de que el Gobierno Nacional atienda los pedidos de los productores santafesinos está plenamente justificada por la magnitud de las pérdidas y los graves impactos sociales que van a perdurar por largo tiempo a lo largo y a lo ancho del territorio provincial.